PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

5 verdades de trabajar en una cocina

Existe un momento donde todas las personas que han trabajado en la cocina se sientan a pensar qué es lo que han hecho en la vida. ¿Qué han aprendido? ¿qué mundo se ha recorrido? ¿qué experiencias son buenas y cuáles son malas?, ¿qué decepciones o alegrías han tenido? Todo esto es algo fundamental para aquellos que llevan varios años en la vida gastronómica y que su trabajo gira entorno a ello.

Pero para los que comienzan en la cocina tener la posibilidad de aprender de superiores, de los ayudantes e incluso de los clientes y todo lo que gire alrededor de su entorno es algo fundamental para crecer en la vida laboral. Con la cocina pueden surgir muchas dudas y algunas de ellas es si vamos o no por buen camino, si permanecemos en el mismo puesto o si queremos ir más allá de lo que somos hoy en día y de esta forma llega la idea de proponernos grandes retos o desafíos.

Sin importar cuál sea nuestra experiencia en el mundo de la cocina, si llevamos mucho tiempo trabajando en ella o si apenas vamos a empezar a estudiar cocina, se van aprendiendo diferentes verdades que van abriendo nuestros ojos y nos permiten enfrentar mejor lo que sucede en la cocina. Como buen chef debes saber secretos o técnicas que ayudan a mejorar tu desempeño, y nosotros te ayudaremos a estar listo para ese momento con 5 tips que te ayudarán a desempeñarte mejor y no necesitarás de un tiempo extenso en la cocina para aprenderlos.

5 VERDADES DENTRO DE UNA COCINA

Iván Galofre, Docente de Gato Dumas, nos cuenta con su experiencia cuáles son para él los 5 puntos principales que todo alumno que estudia gastronomía debe saber al momento de enfrentarse a la cocina de un restaurante:

1. Debe ganarse el respeto de sus compañeros

El alumno tiende a creer que por tener un nivel de educación por encima de los cocineros que usualmente encuentra en la cocina, ellos deben amoldarse a su forma de trabajo y estar preparados para afrontar retos que se les presenten.

Es importante hacerles entender que los empíricos se han ganado el puesto y el trabajo a través de los años y quecon humildad pueden acceder a los secretos de la cocina que no están escritos en ningún libro.

2. En la cocina no hay horarios

Si bien la legislación plantea 8 horas diarias, las labores de la cocina no esperan, máxime cuando en una jornada ha habido mucho movimiento. La cocina exige de sus integrantes compromiso para realizar las labores sin importar las horas que se requieran. No existe el dejar para mañana.

3. Se espera que ellos aporten en todo momento

El hecho de poder acceder a la formación como cocineros, hace que la brigada acepte sugerencias una vez el nuevo se haya involucrado, en cómo realizar labores de forma más técnica para obtener mejores resultados.

4. La disciplina como elemento principal

El estudiante durante su carrera se prepara para afrontar el trabajo de la cocina con pulcritud y disciplina. Esta cualidad debe sobresalir en alguien que ha recibido instrucción, pues puede con el tiempo irradiar al grupo.

5. Debe aprender a seguir órdenes

El hecho de tener formación como cocinero, no lo exime de recibir órdenes seguramente de un jefe que apenas ha cursado un bachillerato. Debe el estudiante entender que la vida es la universidad más completa y que la sabiduría llega con la práctica a través de los años.

A pesar de lo duro que pueden sonar los anteriores consejos, estos 5 puntos son lo que necesita saber un estudiante de cocina antes de entrar a trabajar a un restaurante y mostrar lo que sabe hacer. Ahora nos gustaría saber si conoces alguna otra “verdad” de la cocina para que la compartas con las demás personas que están leyendo este blog.

Nos Acompañan