PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

Gato Dumas Emprendedor: Alba, hecho con el corazón y las manos

Como la primera luz antes de salir el sol, así brilla Alba, un restaurante de comida artesanal ubicado en la cll. 77 A 12-26 abierto al público hace un par de meses, donde cada detalle cuenta una historia y representa algún recuerdo de su dueño Sergio Maldonado chef egresado de Gato Dumas. Para Sergio, Alba no tiene un estilo definido, para unos es mediterráneo, nueva ola o moderno, para mi básicamente es una extracción de lo que soy yo, de lo que me gusta y de mi forma de ser.

Sergio tiene 30 años, desde los ocho años participó en la sinfónica juvenil de Bogotá, estudió  música y en un giro inesperado de la vida se dio cuenta que su pasión estaba en los fuegos; empezó a estudiar en Gato Dumas el diplomado de cocina internacional y quedó enganchado, siguió con el de gerencia y bares y confirmó que ese era su destino hasta que se decidió a estudiar cocina y allí empezó el camino hacia lo que hoy es Alba definido por él como su “taller de inspiración”.

Taller de inspiración que inspira  a los comensales a  quedarse y disfrutar del ambiente cálido y su propuesta de cocina artesanal, Alba ofrece comida preparada a conciencia; quiere decir que no usan productos congelados y pre-cocidos, - todos son productos frescos y  son elaborados desde mi cocina-, afirma Sergio, Alba es cocina atemporal, es decir,  no está clasificada bajo ninguna técnica, ni está ligada a una región, simplemente es de experiencias y sabores que me gustan y que las quise exponer, está muy enfocada hacia la parte Colombiana porque tengo arraigados los sabores de mi país gracias a mi casa, mi abuela quien me alcahueteabá mis gustos cuando pequeño y a los viajes experimentales que he realizado por diferentes zonas del país donde siempre trato de aterrizar algunos ingredientes y recetas ancestrales de Colombia  en mis platos.

Después de conocer un poco a  Sergio y de su propuesta con Alba, le hicimos una serie de preguntas para saber cómo inició su emprendimiento en el mundo de la gastronomía y esto fue lo que nos contó:

 ¿Cuándo decidiste empezar tu propio negocio? 

Realmente cuando estás estudiando te presentan ejemplos de éxito en el mundo laboral, tu aspiración es trabajar en estos grandes lugares y darlo todo de ti, yo inicié así trabajando en estos grandes lugares donde la presión por producir mucho en tiempo corto es muy alta y  paulatinamente me di cuenta que estaba perdiendo la pasión por la cocina, no me lo podía permitir, así que decidí emprender mi negocio propio, empecé haciendo catering por un tiempo con un compañero de la escuela y nos fue muy bien pero decidí que quería echar raíces entonces empecé Alba con toda, vendí todo lo que tenía, hice préstamos , le aposte todo lo que tenía y lo que no; encontré este lugar que antes era un restaurante popular y lo empecé a transformar de forma y espíritu durante ocho meses, que fueron de trabajo duro, yo trabajé desde el concepto hasta en las reformas físicas; realmente todo está hecho con el corazón y  las manos y gracias a mi staff de trabajo hemos construido un lugar y un ambiente muy bonito que finalmente representa lo que soy yo.

 ¿Cuál es el siguiente paso para Alba y que sigue para Sergio?

En Alba aparte de nuestra carta, abrimos almuerzos y cenas y estamos por iniciar un proyecto llamado “After office” que es un espacio de cinco a siete de la tarde donde los protagonistas serán los cócteles diseñados de acuerdo a los ingredientes de nuestro menú. Es una coctelería clásica mezclada con otros sabores para reafirmar el concepto de Alba. En cuanto a mí, en realidad ahora viene la mejor parte, divertirme, gozarme el proceso, ahora sigue poder tener la capacidad de renovarme, reinventarme  y crear.

 ¿Qué aportó Gato Dumas a tu experiencia como emprendedor? 

Yo inicié estudiando y algo que les agradezco es que siempre hacen énfasis en la excelencia y la perfección, perfección basada no en que todo tiene que salir perfecto siempre, sino que uno siempre tiene que buscar llegar allá, que el error es válido, si el error te genera algo que después te ayuda a hacerlo mejor. Y por otro lado te  forman en carácter lo cual le hace a uno poder enfrentarse a este tipo de retos como lo es emprender tu negocio. En Gato te sientes como en tu segundo hogar porque siempre cuentas con todos, después de que sales siempre te reciben. Yo los invite a Alba y mis profesores vinieron a conocer con el mayor de los gustos, me hicieron sus apreciaciones, me dieron consejos y bueno realmente  sientes que te acompañan no solo mientras estudias sino que son un apoyo incondicional por siempre.

Por último, un consejo para quieren estudiar cocina y para quienes aún no se deciden a emprender

Mi mayor consejo en ambos casos es que se lancen al agua y no tengan miedo a errar, si les sale algo mal no se desanimen, siempre deben tener claro el objetivo final, porque la vida es de mil errores y un acierto y si le pegas te vas. Para quienes quieren estudiar les digo que lo hagan por pasión no por farandulear, que se entreguen en cuerpo y alma. En cuanto a los emprendedores les digo que esto es de arriesgar y que  van a tener mil obstáculos pero la idea es superarlos y vencer ese miedo que finalmente es el que te mueve a hacer las cosas.

 

Nos Acompañan