PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

Gato Dumas Emprendedor: Bistro 51, una experiencia multisensorial

Hablar con él es dejarse envolver de emoción, cada palabra y cada pensamiento es representante de su entrega, la  pasión que sale de su ser produce felicidad ajena y lo mejor es que con orgullo podemos decir que es un fiel representante de lo que es Gato Dumas. Él es Iván Escobar egresado del programa de cocina y representante de cuerpo de Bistro 51 porque de alma él mismo se ha encargado de darle una propia al lugar. Bistro 51 es un restaurante-bar mágico que envuelve a los comensales a través de todos los sentidos y hoy queremos compartirles su historia en Gato Dumas Emprendedor.

Iván se sumergió en el mundo gastronómico desde la práctica ya que en Estados Unidos, país donde vivió durante 9 años, se dedicó a trabajar en el medio, se enamoró del servicio y de los fuegos. Trabajó en hoteles, restaurantes, discotecas y bares. Nunca se limitó a trabajar solo  en restaurantes sino que se dedicó a entender el services industry de adentro hacia afuera, por eso trabajó desde todos los ángulos del servicio, fue mesero, manager y cocinero. Al regresar a Barranquilla su ciudad natal le pesaba más toda esta valiosa experiencia que el diseño gráfico que estudió en Estados Unidos. Por eso, él mismo nos cuenta cómo inició su historia.

¿Por qué decidiste estudiar cocina en Gato Dumas? 

Iván Escobar: Lo vi como un llamado, era ese algo a lo que podía dedicar mi vida, sin dudarlo dos veces hice mi investigación para elegir la mejor escuela de cocina del país. Sin duda la mejor decisión fue haber elegido a Gato Dumas como mi mentor y guía para desarrollar mi sueño; desde ese entonces no he mirado atrás, todo ha sido muy bueno en mi vida, la experiencia adquirida en Gato me ha servido para la vida real, soy un portavoz , soy un egresado muy orgulloso de haber estudiado en Gato Dumas y la verdad es que llevo mi escuela en alto en todo momento, cuando tengo una entrevista o una oportunidad de explicar de donde sale mi éxito.

¿Por qué decidiste emprender? 

IE: Llegué a la ciudad de Barranquilla en el 2009 después de 9 años en Estados Unidos y me mudé a Bogotá porque me salio un trabajo con el señor Leo Katz, un empresario de Bogotá con 29 restaurantes. Trabajar de su mano mientras estudiaba, yo lo catalogo como de las mejores experiencias de mi vida, trabajar a su lado fue lo que reintegró en mi las ganas de abrir un restaurante para llenarme de seguridad y mucha confianza de entrar a este negocio. Por otro lado, en la ciudad de Barranquilla, los restaurantes son muy buenos y hay muchos pero yo sentía que la propuesta gastronómica tenía mucho por mejorar, y esta experiencia con el señor Leo Katz me llenó de valor para venir a Barranquilla a innovar y  proponer algo que esta ciudad no tenía.

¿Cómo es Bistro 51?  

IE: Me llamó la atención que Barranquilla pedía a gritos un sitio donde salir a divertirse y al mismo tiempo un lugar donde comer rico, entonces encontré en el concepto del bistro la perfecta oportunidad para cumplir ambar necesidades, la de la rumba, la de pasarla bien, un lugar que ofrece buena música, buen ambiente y a la vez un lugar donde puedas comer delicioso sin tener que pagar el extra de la formalidad que viene del restaurante, el bistro es un restaurante pequeño sin mantel donde la verdad te desnudas de formalidad y de protocolo y te quedas con lo que más importa, que es el servicio, la comida y la experiencia en general al venir al restaurante.

Una de las cosas que caracteriza a este restaurante es la utilización del horno de leña, en todas mis preparaciones uso la madera como fuente de calor y claramente lo que lo hace destacarse por encima de los demás es algo en lo que me esfuerzo mucho día a día. Cuando alguien entra a Bistro 51 espero que vea mi pasión, mi entrega, mi amor por el arte; mi restaurante también es galería porque me parece una experiencia multisensorial pues estas en Bistro 51 y te entramos por los ojos, los oídos, la boca, la nariz, el tacto. Aquí no nos limitamos a que esto se vea rico, tiene que saber rico, oler rico, escucharse rico. Es una propuesta que poco a poco va cautivando más, tanto a quienes nos visitan como a los artistas de todo el país. Estamos creando alianzas artísticas porque estamos viviendo en un arte culinario que es lo más cercano a arte comestible, esto es una sola obra de arte y eso a mi me enloquece porque mis tendencias son muy artísticas más allá de cocinar, es por eso que cuando inicié mi restaurante no podía faltar el arte, tenía que ser tan visualmente atractivo como al probarlo y comerlo.

En mi restaurante lo que más importa es que te lleves ese sentido de sorpresa al ver que todo está hecho con experiencias, lo que más quiero cuando entre la gente al restaurante es que se lleven la impresión de que esto es lo mio, a lo que le he dedicado mi vida, toda mi energía, que se lleven la impresión de que están en mi casa siendo atendidos por mi y no en mi restaurante; ese el feeling que en Bistro 51 queremos emitir.

¿Cómo te recibió el público Barranquillero? 

IE: Bistro 51 lo abrí hace un año y medio en diciembre del 2013 y gracias a Dios y a mucho trabajo hemos gozado de una aceptación increible por parte del público Barranquillero donde cada vez nos consolidamos como un sitio que la ciudad adopta como algo propio, y gozamos de una clientela que frecuenta mucho el restaurante y es muy apasionada al recomendar, invierto muy poco en publicidad porque el público mismo se ha encargado de regar la bola, como decimos aquí en la costa, de decir “vayan a este restaurante pidan esto o lo otro” Yo creo que esto ha sido el responsable del tan buen auge, una cosa es que te vaya bien y otra cosa es lo que yo estoy gozando ahora, es un auge. 

¿Como ha sido tu experiencia como emprendedor? 

IE: Ha sido la mejor experiencia de mi vida, no hay palabras para describir esa sensación, claramente existieron los momentos difíciles como el tiempo y complicaciones, cosas que ponen a prueba tu fe y tus ganas, pero eso me fortaleció y ese comenzar problemático me sirvió como un entrenamiento para tener una muy buena cara a la hora de recibir todos los problemas y complicaciones porque el trabajo de abrirlo no se compara al que realmente tienes que meterle para mantenerlo.

Yo soy profesor de inglés en Gato y la oportunidad que me dieron de ser profesor es inigualable, encontré una oportunidad de enamorar a mis estudiantes del inglés y al mismo tiempo hacerles perder el miedo a equivocarse, eso ha sido para mí muy gratificante porque he visto que tan influyente puede ser una persona y cuando te das cuenta que eres influyente escoges la clase de persona que quieres ser y la clase de mensajes que quieres mandar, debes decidir si quieres influir positiva o negativamente a las personas, yo he tomado esto como una oportunidad para influir positivamente sea a las personas que van a mi restaurante o a los estudiantes de mi clase, trato que sea la mejor experiencia posible, no sólo única sino muy sincera.

Para cerrar esta nota ¿Qué consejo quieres darle a aquellas personas que quieren emprender?

IE: Me he dado cuenta que a lo que más se le puede sacar el jugo es al amor por hacer las cosas, si no lo haces nunca vas a poder hacerlo bien, primero tienes que entender lo que quieres, qué es lo que te gusta, a qué estás dispuesto a entregarle tu vida, tu tiempo, tu todo; cuando entiendas eso, entonces mándate, ya estas listo para lanzarte al mundo empresarial, al mundo real, porque hoy por hoy hay mucha gente con dinero pero lo que realmente hace la diferencia es si haces las cosas con amor o no, si estás entregado porque esta es tu vocación y tu pasión, si es tu llamado o si lo estas haciendo por negocio. Si tu objetivo es hacer plata hay otras cosas más fáciles que no requieren de tanto trabajo, cuando te vas a meter en la industria gastronómica tienes que estar preparado para trabajar duro y lucharla, dejar atrás muchas cosas sin que sea sacrificio porque por el amor a tu carrera y si te consideras un chef que te apasiona esto no te van a afectar los paradigmas porque esto no es fácil, pero si tienes amor hacia este cuento hazlo, si no no lo hagas.

Eso es lo que más me ha servido, lo que más resultados me ha dado, porque eso se cuela y es lo que la gente ve, hoy por hoy en un mundo tan digital e impersonal, las personas que se toman el tiempo en hacerlo personal y de corazón, sobresalimos.

 

 

 

Nos Acompañan