PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

Gato Dumas Emprendedor : Cat Cake Bakery, un sueño muy dulce

En medio de las pintorescas fachadas y de la atmósfera inigualable del centro histórico cartagenero, se encuentra la calle más dulce de la heroica y en ella un pequeño pero muy acogedor sitio donde los cartageneros y extranjeros tienen el privilegio de probar todos los días cada exquisitez salida del horno de Cat Cake Bakery, una pastelería que solo le interesa alimentar el alma de los comensales con cada creación.

Con el espíritu emprendedor y con la calidez de su creadora Alma Palma, Cat Cake Bakery es el sueño cumplido de Alma, ella trabajaba como diseñadora en agencias de publicidad pero descubrió que la apasionaba más los momentos en que se ofrecía a hacer los postres de su familia, la cocina inició entonces como un hobbie pero se apoderó de ella convirtiéndose en su mayor pasión y decidió por ello venirse a Bogotá y estudiar cocina en Gato Dumas, graduada en el 2.008 y como ella se define osada y soñadora, no tuvo impedimento para decirle a Francois Cornellis que los postres de su restaurante La Cigale eran algo quietos,  le mostró su trabajo y al instante hizo parte del equipo. Allí descubrió lo que era una cocina en el mundo real, trabajó duro y se hizo notar con los diseños que dejaban atónitos a los comensales, después de trabajar en otros restaurantes, decidió emprender vuelo y aterrizar en tierras Argentinas donde hizo una especialización en repostería de vanguardia.

Al regresar a Colombia tenía claro que era hora de empezar a crear su sueño, sin pensarlo dos veces abrió su local con el objetivo de trabajar solo con cupcakes pero se dio cuenta que sus clientes querían más, así que decidió ampliar su oferta de productos desde pastelería clásica, desayunos, hasta tortas temáticas siendo estas el éxito rotundo de Cat Cake junto al catering y mesas dulces como el plus de la casa. Cat Cake es un lugar pequeño pero lleno de mucho amor y entrega afirma Alma, “mi idea era un negocio tipo delivery por el espacio, pero se dio que la gente quería comer aquí y disfrutar de su antojo así que contamos con unas pequeñas mesas para que la gente disfrute no solo los postres si no el espacio en general”.

Porque no es un simple espacio, Cat Cake es un lugarcito de esos de los que uno no quiere salir, es acogedor, bonito y lleno de vida, siempre marcando la diferencia con su decoración variada y colorida, aquí cada esquinita es muy especial, tiene como propósito que la experiencia sea dulce en todo su esplendor, cuenta con una vitrina que conquista con solo verla, está llena de postres únicos donde Alma imprime a cada postre su identidad propia, diseños únicos y sabores que cautivan gracias al amor con que se hornean.

“Mi mayor satisfacción con Cat Cake Bakery son las emociones que se viven aquí” dice Alma, “las cara de alegría y las sonrisas de mis clientes, las palabras de agradecimiento y admiración por mi trabajo son realmente las razones que me hacen levantar al otro día para seguir creando y dando lo mejor de mi, es el motor para seguir trabajando para lograr abrir un Cat en Bogotá o llegar a volverlo franquicia”.

Alma es un ejemplo de admirar y por eso es nuestro emprendimiento de la semana, por ello quisimos que nos contara su experiencia en Gato Dumas, a lo que ella respondió muy feliz: “Me siento orgullosa de ser Gato Dumas desde el primer hasta el último momento fue una dicha extrema, todo fué aprendizaje, para mi esos dos años fueron maravillosos, siempre les agradezco porque siempre están abiertos a darte consejos, resolverte dudas, incluso después de graduado”.

Para cerrar nuestra nota Alma nos dice: “Quisiera decirle a todos los lectores de esta nota que si tienen ganas de emprender pero aun no lo hacen, anímense, aunque es algo muy duro, todo es posible cuando tienes a Dios en tu corazón y cuando tus sueños van más allá de tus ganas. El único límite que tiene el cerebro es uno mismo, pero si te lo propones todo se puede lograr”.

 

Nos Acompañan