PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

Gato Dumas Emprendedor, 703 Cocina Colectiva

Cuando una idea surge en casa por lo general  se queda en idea y en la mayoría de los casos no le damos la importancia que se merece, nos conformamos con un “seria grandioso” o un “más adelante” hoy en Gato Dumas Emprendedor les presentamos una excepción a la regla, “703 Cocina Colectiva” es un proyecto que se dio hace mucho tiempo pero que hasta hace poco se le dio la vuelta como un negocio y hoy es un proyecto que pinta bueno. Esta idea viene de la experiencia del día a día de Irene Trujillo y Lina Serrano dos recién egresadas de nuestro programa de cocina. Tuvimos la oportunidad de hablar con Irene quien nos contó cómo surgió todo.

La relación de Irene con la cocina viene de tradición y en los genes, pues ella viene de una familia que goza del placer de cocinar y de vivir de ello, desde siempre su familia ha tenido la cocina como excusa para unirse, sus viajes giran entorno a la comida y ella decidió explorar la cocina como algo más allá de un gusto. Irene empezó estudiando artes plásticas, luego inició cocina y en algún momento decidió enfocarse solo en la gastronomía mientras dejaba en stand by las artes. Decidió estudiar cocina en Gato Dumas porque en palabras de ella “es el programa de cocina más completo del país, las clases están muy bien estructuradas y el seguimiento de los docentes es un acompañamiento muy bonito porque te acompañan en todo tu proceso de crecimiento y eso es muy importante, en Gato no solo me ayudaron como cocinera también como persona”

Irene y Lina se conocieron estudiando cocina compartían una gran pasión por los fuegos  y entablaron una gran amistad. En su diario vivir compartían su gusto por cocinar, cocinaban en el apartamento de Lina (703) razón del nombre del emprendimiento, lo hacían con amigos y familiares. Poco a poco se fueron dando cuenta que no cocinaban solas, sus amigos se hacían muy partícipes de las sesiones de cocina y cada vez despertaban mayor interés en participar en el proceso y en saber más sobre lo que cocinaban.

Fue así como surgió “703 Cocina Colectiva”, Irene y Lina aterrizaron la idea de cocinar para alguien de una forma diferente, ellas ofrecen una especie de “chef at home” o chef a domicilio, donde una persona las contrata para que les cocine desde su casa pero el cambio se da cuando no solo ellas cocinan, sino que todos los invitados o dueños de casa participan de las preparaciones y van aprendiendo de ellas, Irene dice: “Fue una idea que se dio porque la cocina une a las personas y quisimos explotar la gastronomía desde otro punto, eso es lo bonito de esto no te tienes que limitar a trabajar en un restaurante, puedes tener opciones como 703 que la planteamos como una oportunidad de brindarle a la gente una experiencia agradable en la cocina.”

Empezaron con sus amigos, y el voz a voz ya las ha llevado a tener clientes que creen en esta experiencia, los dueños de casa escogen la receta de las opciones que brinda 703 o ellos mismos pueden proponer que quieren comer o beber, porque también tienen servicio de tragos y cocteleria, la idea es que todo el proceso sea muy participativo dice Irene, desde escoger la receta hasta servir la mesa, ellas llevan los ingredientes y a la hora de cocinar la idea es que todos se metan a la cocina para aprender pero no viendo sino cumpliendo alguna labor. 

Como pueden ver es una idea que surgió en casa y fue llevada a algo más, aunque es muy reciente con solo tres meses ya han conseguido algunos clientes, aún están estructurando el proyecto pero de lo que si están seguras es que es una gran idea pues es una propuesta que no se ha explotado en Colombia lo que hace de ella una gran oportunidad.

Por último le pedimos a Irene que le diera un consejo a quienes quieren estudiar cocina y a quienes tienen una idea de emprendimiento, y esto fue lo que nos dijo: “Quienes quieran estudiar, les digo que deben tener mucho compromiso, deben saber que es duro, a veces frustrante, pero cuando se trabaja duro y se le mete la ficha la recompensa es muy gratificante.

Y a quienes tienen una idea les digo que la aterricen, las cosas tienen una acción y una reacción y si uno no las activa no pasa nada, y si se quedan en la cabeza por increíbles que sean las ideas no se van a volver negocio solas, hay que creer en la idea, pues así fue que empezaron los que hoy son grandes emprendedores”.

 

 

 

 

Nos Acompañan