PROGRAMAS CURSOS Y DIPLOMADOS
INSTITUCIONAL CONTACTO

Gato Dumas Emprendedor - Juan Chef Catering

Cuando se decide emprender es porque existe una fuerza interna que te hace sentir que todo es posible para iniciar tu gran sueño pero la fuerza nunca es suficiente si no está apoyada en tu propio trabajo y esfuerzo. Esto es lo que más nos deja claro nuestro emprendimiento de esta semana Juan Chef Catering y la Casa Amarilla a cargo de nuestro egresado del programa de cocina Juan Camilo Gómez.

Con su personalidad alegre y divertida nos recibe Juan, creador de Juan Chef Catering  y socio del restaurante La casa amarilla ubicado en Codabas al norte de la capital, desde que empezamos a hablar con él podemos percibir su espíritu libre y divertido que transmite a todos los aspectos de su vida.

¿Qué no te da pereza hacer a las seis de la mañana? esta es la pregunta que hizo que Juan descubriera cuál iba a ser su futuro pero lo más importante le ayudó a descubrir cuál era la pasión de su vida: La cocina, esta pregunta tan sabia se la hizo su mamá, quien desde pequeño dejó desarrollar a Juan su libre personalidad que tiñe cada proyecto que lidera.

Estudió el programa de cocina con nosotros y trabajó a la par en diferentes restaurantes como El Húmero y Santo Pecado, luego trabajó para una empresa de Catering y allí fue donde descubrió cómo exponer su personalidad en la cocina, por eso apenas se graduó en el 2010 constituyó legalmente el que es su espacio de trabajo que le permite liberarse, porque desde siempre supo que no quería ser empleado para siempre, así inició Juan Chef Catering un servicio de catering que en palabras de Juan: “es la mejor forma de nunca caer en la monotonía, es poder crear todo el tiempo ideas diferentes, explorar y experimentar para toda clase de públicos , siempre en lugares diferentes y con enfoques diferentes, es lo mejor “. 

Juan inicio cocinando en su casa y poco a poco fue comprando cosas, utensilios  hasta que conformó toda una cocina móvil beneficio que destaca por encima de la competencia ya que siempre sirve comida deliciosa y fresca haciendo de cada evento un éxito, de esta forma ha venido creciendo y hoy cuenta con grandes clientes fijos que viven felices del servicio que ofrece Juan, este buen servicio a hecho que su lista de clientes se haya conformado gracias a  las buenas recomendaciones de sus clientes y a la experiencia que ha causado en los comensales.

Pero la libertad de Juan no se limita en el catering aunque es su proyecto consentido, también cuenta con un restaurante llamado La casa amarilla, una propuesta de almuerzos ejecutivos novedosa, ya que cada día el menú es algo totalmente diferente casi nunca se repiten más de tres veces una receta, por algo se ha ganado entre el público de Codabas el alias del “menú sorpresa”, este emprendimiento es una sociedad de Juan con un amigo que trabajaba en Codabas al vivir la experiencia de no tener donde comer rico y agradable, ellos vieron un a oportunidad, La casa amarilla es el centro de experimentos de Juan como chef ya que con su concepto de cero monotonía, todos los días tiene como labor crear platos, nuevos sabores y técnicas, en palabras de Juan: ”es mi lugar de ensayo-error y una gran escuela, pues la cocina es tan amplia y generosa que nunca acabas de conocerlo todo y tienes que aprender algo todos los días para reinventarte y no volverte un cocinero más” Juan aprovecha cada experimento en su restaurante para luego exponer sus últimas creaciones en los eventos que organiza con Juan Chef Catering. Él vive a su modo y haciendo lo que más le gusta y esto solo lo ha logrado gracias a su pasión, trabajo, esfuerzo y el aprendizaje recibido en Gato Dumas, riendo dice: “ yo era el que hacía reír a todo el mundo y a mi me hacia reir el mundo que estaba formando en Gato, lo mejor que pudo pasar mientras estudié fue tener profesores estrictos y profesionales que no me dejaron pasar ni media, hoy en día puedo ver que eso hace la diferencia y eso es lo que yo intento transmitirle a todas las personas que trabajan conmigo : excelencia y compromiso”. 

Por último Juan agrega: “A todos los que ven en la cocina una posibilidad de vida, les digo que primero  sean conscientes y sinceros con sí mismos porque no es una carrera fácil, no es como lo pintan de una carrera de moda, la cocina requiere de pasión, esfuerzo físico  y mental, es una carrera muy linda y hermosa desde que a uno le guste. Soy muy feliz de despertarme y trabajar en la cocina, amo mi carrera y todo me gusta de ella, hasta lo que no me gusta, me gusta y si el que se quiere meter en este cuento no siente esa sensación es mejor que no se estrelle.”

 

 

 

Nos Acompañan